viernes , 13 diciembre 2019
tríada de la deportista

La tríada de la mujer deportista: preguntas y respuestas

Es bien sabido que el deporte de alto rendimiento exige muchas horas de entrenamiento y mucha dedicación. El pensamiento de ser “el/la mejor” y de “ganar a toda costa”, aunado a recomendaciones erróneas enfocadas en la necesidad de perder peso para mejorar los resultados, puede llevar a muchos deportistas a comer mal. Esto, a la larga, puede ser muy contraproducente, sobre todo en mujeres, en las cuales puede desencadenarse un continuo que se inicia por una mala alimentación y que culmina con ausencia de menstruación y, finalmente, debilidad ósea. A esta disfunción se le llama tríada de la deportista.

¿QUÉ ES LA TRÍADA DE LA MUJER DEPORTISTA?

La tríada de la deportista es un continuo en el que interactúan varios elementos que se alimentan mutuamente. En general, comienza con una alimentación desordenada (y la pérdida de energía resultante), lo cual conduce a amenorrea (ausencia de regla) y, finalmente, a osteoporosis. La presencia de estas tres situaciones refleja esta entidad clínica, si bien puede haber más de una o de otra. La tríada de la deportista fue descrita por primera vez en 1992 por el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM).

¿POR QUÉ ALGUNOS CLÍNICOS PREFIEREN EL TÉRMINO TRÍADA FEMENINA?

Algunos investigadores y médicos prefieren el término tríada femenina, sin concretar el hecho de ser deportista, porque este síndrome de trastornos atípicos (baja disponibilidad de energía, disfunción menstrual y deterioro de la salud ósea) también afecta a mujeres físicamente activas en la población general que no expresan el perfil metabólico y endocrino típico de la atleta competitiva.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA AMENORREA?

Practicar deporte sin ingerir las calorías necesarias hace que el organismo produzca una cantidad menor de hormonas necesarias para el funcionamiento normal del ciclo menstrual (estrógenos). Ello provoca reglas irregulares en un comienzo, que pueden culminar en falta de menstruación. Es importante destacar que la ausencia esporádica de regla no tiene por qué indicar una insuficiencia. Es importante que esta situación sea recurrente. Si no estás segura, consulta con tu médico.

Y DESPUÉS, ¿POR QUÉ LA DEBILIDAD ÓSEA?

Como ya hemos mencionado, una alimentación deficiente produce una cantidad menor de estrógenos, que afectan directamente la menstruación. Esto, sumado a la habitual carencia de calcio, puede desembocar en debilidad de los huesos y osteoporosis (pérdida de densidad ósea y formación inadecuada de los huesos). Es importante hacer hincapié en el hecho de que esta afección puede afectar de forma muy grave la vida de la mujer deportista, porque la tríada de la deportista se asocia directamente con fracturas y lesiones.

¿CUÁLES SON LOS FACTORES DE RIESGO DE LA TRÍADA?

Cualquier mujer está en riesgo de sufrir la tríada, si bien hay algunos factores que pueden ayudar a su derarrollo:

  • El nivel de competitividad: los deportes de alto nivel y en los que hay que entrenar muy duro y ganar puede aumentar el nivel de preocupación de las deportistas y, como consecuencia, aumentar las probabilidades de hacer todo lo posible por cumplir, aunque ello implique afectar a largo plazo la salud.
  • El tipo de deporte: no todos los deportes ponen como objetivo perder peso. Aquellos deportes en los que las categorías se clasifican por el peso pueden exponer a las deportistas a desarrollar problemas alimentarios por el hecho de querer encajar en una categoría u otra. Ejemplos de estos deportes son las artes marciales o el remo. Otros deportes en los que la exigencia física y psicológica son muy elevadas también pueden llevar a desarrollar alteraciones a la hora de comer. Por ejemplo, el ballet o el patinaje artístico: las bailarinas acostumbran a ser delgadas y deben mantener un peso determinado para ser competitivas.
  • Tendencias propias de la deportista: la confluencia de varios factores derivados de la propia atleta pueden influir en el desarrollo de la tríada: ser demasiado competitiva, tendencia al perfeccionismo, estrés excesivo procedente de la familia o poca autoestima, entre otros factores.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS?

  • Pérdida de peso
  • Menstruaciones irregulares o ausencia
  • Fracturas por estrés múltiples o recurrentes
  • Comportamiento compulsivo
  • Competitividad excesiva
  • Baja autoestima
  • Perfeccionismo y demasiada autocrítica
  • Estados depresivos
  • Fatiga y poca concentración.
  • También se pueden presentar los signos y síntomas típicos de cualquier trastorno de la conducta alimentaria.

¿MEJORA LA PÉRDIDA DE PESO EL RENDIMIENTO DEPORTIVO?

No es una regla de oro. La realidad es que el rendimiento deportivo correcto se basa en una buena masa muscular y en poca grasa. Así, pasar hambre afecta directamente a los músculos y, por lo tanto, reduce el rendimiento.

¿CÓMO SE TRATA Y PREVIENE LA TRÍADA DE LA MUJER DEPORTISTA?

  • Modificar hábitos alimentarios, dieta y entrenamiento: es importante la intervención de especialistas.
  • Respetar los descansos completos y evitar sobreentrenamientos.
  • Realizar seguimientos ocasionales para valorar el estado de salud.
  • Educación de la deportista: es muy importante que aprenda a comer de acuerdo con sus necesidades energéticas, teniendo en cuenta que un entrenamiento intenso disminuye el apetito. Deben ser conscientes de que una alimentación adecuada permite optimizar el rendimiento físico y contribuye a mejorar los resultados deportivos, y que perder peso puede ser muy contraproducente si no se acompaña de un programa nutricional adecuado.

¿QUÉ HACER SI SE PRACTICA UN DEPORTE ALTAMENTE EXIGENTE?

  • Llevar un registro de las menstruaciones, para poder detectar cualquier irregularidad.
  • No saltarse comidas ni tentempiés: debe tratarse de mantener una regularidad en las comidas aunque el día a día lo dificulte.
  • Si se requiere, consultar con un/a diestista/nutricionista especializado/a en el deporte.
  • Disfrutar de la práctica: no hay que olvidar que el deporte no debe nunca dejar de ser una diversión. Si el estrés externo produce demasiada presión, si se comienza a sufrir con todo lo relacionado con el deporte… Hay que plantearse qué está pasando, reflexionar y, bien se deja por un tiempo indefinido, bien se hace un cambio real de chip.

FUENTE | Kidshealth

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Cigarrillos electrónicos: ¿son peligrosos o no?

Cigarrillos electrónicos: ¿son peligrosos o no?

Los cigarrillos electrónicos (CE) son populares dispositivos de suministro de nicotina u otras sustancias cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons