martes , 19 marzo 2019
Un cambio de dieta puede prevenir la metástasis del cáncer

Un cambio de dieta puede prevenir la metástasis del cáncer

Al oír la palabra metástasis se nos suelen poner los pelos de punta. Es un término que no augura buenas sensaciones, puesto que el 90% de las muertes de personas diagnosticadas de cáncer mueren por metástasis. Cuando aparece en el cuerpo significa que algunas células tumorales se desprenden del tumor inicial y provocan otros tumores en distintas partes del cuerpo. Sin embargo, parece que cada vez se esclarecen mas dudas sobre el proceso o, más bien, se descubren maneras de evitar que esto suceda. La semana pasada un grupo de investigación del Institute for Research in Biomedicine (IRB, en sus siglas en inglés) de la ciudad de Barcelona (Cataluña) publicó en la revista Nature un estudio en el que se identifican las células responsables del inicio y el desarrollo de la metástasis en diversos tipos de tumores humanos. Este hecho podría revolucionar el trágico final con un adecuado cambio de dieta.

LA PROTEÍNA CD36, LA RESPONSABLE

Los científicos, liderados por Salvador Aznar Benitah junto con la primera autora del estudio, Gloria Pascual, han confirmado que la proteína CD36 es “la puerta de entrada de los ácidos grasos que provienen del medio exterior, de la dieta o de algún otro tejido”. Esta proteína, responsable de absorber la grasa de las membranas celulares, es el factor determinante para que las células tumorales provoquen metástasis.

Los científicos analizaron tumores humanos sin la presencia proteína CD36 y éstos no desarrollaron metástasis. Averiguaron también que bloquear la acción de esta proteína reduce drásticamente la aparición de metástasis. De esta manera, han sido capaces de encontrar las células que inician el proceso. Sin embargo, los responsables del estudio quieren dejar claro que no creen ni mucho menos que este sea el único motivo, aunque sí parece ser universak: a mayor nivel de CD36, mayor la probabilidad de que un tumor metastatice. Aunque aún no lo han probado en todos los tumores, sí lo han hecho en gran parte de los más comunes, y en ellos han encontrado una asociación directa entre la presencia de CD36 y un peor pronóstico en pacientes.

¿PUEDE UNA DIETA RICA EN GRASAS FAVORECER LA METÁSTASIS?

En el estudio se inocularon ratones con células tumorales, algunos de los cuales fueron sometidos a una dieta normal. Al finalizar el estudio, el 30% de los ratones presentaba metástasis. Por otra parte, otra parte de los ratones siguió una dieta un 15% más rica en grasas, lo que los investigadores califican como “dieta de cafetería” con comida procesada. En este caso, el 80% de los ratones inoculados presentaron metástasis y de mayor tamaño.

A partir de aquí los investigadores estudiaron con mayor precisión qué tipo de grasas pueden afectar más. El resultado fue sorprendente a la vez que imaginado: el ácido palmítico, una grasa de origen animal y componente principal del aceite de palma, apareció, con diferencia, como máximo inductor de metástasis en los ratones. Este tipo de grasa está presente en una gran variedad de alimentos como bollería industrial, patatas chips, salsas, pasteles, helados, aceite para alimentación, comidas congeladas, margarinas, biocombustibles, limpieza del hogar, productos de higiene personal o cosméticos, entre otros. Los expertos comentaron que la adición de ácido palmítico a las células tumorales durante sólo 48 horas aumentaba el potencial metastásico de las células de un 50% a un 100% en los ratones. Conclusión: estas grasas sí son las responsables de la aparición de metástasis, aunque no las únicas.

LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA AL ACECHO

Los expertos, ante este gran y valioso hallazgo, vieron también un posible tratamiento para evitar la metástasis: impedir que los ácidos grasos pasen a través de la CD36 y de este modo bloquear el mecanismo e impedir el desarrollo de la metástasis. Para llevarlo a cabo usaron unas moléculas llamadas anticuerpos de la CD36 y vieron que, efectivamente, neutralizaban el efecto impidiendo la metástasis.

En esta línea, el laboratorio ya ha solicitado la patente de los resultados y ha empezado una colaboración con la empresa MRC Technology, especializada en desarrollo de anticuerpos para uso clínico. Su intención es probar los anticuerpos con humanos y si los resultados son positivos, el tratamiento podría estar disponible en un plazo de 5 a 10 años.

¿NO SERÍA MÁS FÁCIL UN CAMBIO DE DIETA?

Efectiva y rotundamente sí. Nos encontramos ante una grandiosa información y tenemos los medios suficientes para seguir una pauta alimentaria lejos de grasas saturadas y comida basura. Sin embargo, la industria alimentaria no lo pone nada fácil. Se preguntó a los científicos acerca de proponer un cambio de dieta antes que un tratamiento con anticuerpos y la repuesta fue, como apareció en El País: “El problema es que es muy difícil conseguir financiación para un estudio que esté vinculado a un cambio de dieta y no a un fármaco. Tiene que ser una iniciativa académica porque muy pocas empresas tendrán interés en un ensayo de este tipo. La financiación tiene que venir de una entidad pública, cosa que lo complica mucho”.

Conclusión: no interesa sacar a la luz que la comida que nos proporciona la industria alimentaria es dañina para la salud. De este gran hallazgo debemos quedarnos con los resultados y empezar, al menos a nivel individual, a modificar nuestra dieta y eliminar, de manera inmediata, el consumo del aceite de palma. Huelga añadir que para la obtención de este aceite se están desforestando grandes cantidades de bosques y selva tropical, con dos importantes y graves consecuencias: enormes cantidades de emisiones de CO2 en la atmosfera y una gran y acelerada pérdida del orangután, cuya extinción se acerca peligrosamente.

DÓNDE HALLAMOS ACEITE DE PALMA

  • Multinacionales: Unilever, Procter & Gamble (P&G), Kraft, Nestlé, Carrefour, Matutano, Lay’s, Nutella o Ferrero, etc.
  • Marcas de alimentación: Tulipán, Maizena, Knorr, Hellmann’s, Ligeresa, Frigo, Calvé, Ben & Jerry’s, etc.
  • Marcas de cosméticos o de cuidado personal: Axe, Dove, Rexona, Pond’s, Sunsilk, Timotei, Signal, etc.
  • Marcas del hogar: Mimosin, Domestos, Cif, etc.
  • Otras marcas: Palmolive, Pringles, Fontaneda, LU, Kit Kat, Fa, Colgate, Hugo Boss, D&G, Lancôme, Wella, Pantene, L’Oréal, Avon y un largo etcétera que lleve aceite o grasa vegetal.

Recuerda que, como consumidor, TU DECIDES.

FUENTE | IRB Barcelona

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

Perder peso

¿En qué coinciden todas las personas que logran perder peso?

Según apunta la Dra. María Amaro, experta en alimentación, existen una serie de coincidencias en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons