jueves , 19 septiembre 2019
Cifras del cáncer y futuro de la enfermedad

Cifras del cáncer y futuro de la enfermedad

Este próximo sábado 4 de febrero es el Día Mundial del Cáncer (#dmcancer17, #WorldCancerDay y #DíaMundialcontraelCáncer). El inicio de la celebración de este día se remonta al año 2000, cuando se celebró por primera vez con el objetivo concienciar y movilizar a la sociedad para prevenir esta enfermedad.

Aprovechando la llegada de este día, la Sociedad Española de Oncología Médica ha publicado de nuevo el informe anual Las Cifras del Cáncer en España, en el que se recogen los datos de incidencia, mortalidad, supervivencia y prevalencia de cáncer en España. El propósito es ofrecer a los profesionales sanitarios, investigadores y la población en general los datos más actualizados sobre el cáncer en el país.

De forma breve y ahondando en los datos más importantes, el informe indica que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida. Los principales responsables: tabaco, alcohol, obesidad y sedentarismo. Otros datos destacables del informe son:

  • En 2015 se registraron 247.771 casos nuevos de cáncer (148.827 en hombres y 98.944 en mujeres). Esta cifra supone un aumento en más de 1.000 de las estimaciones hechas para el año 2020.
  • Los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia, en el año 2015 y por orden de mayor a menor, fueron el colorrectal, de próstata, de pulmón, de mama y de vejiga.
  • El número de casos nuevos aumentará en las dos próximas décadas a 22 millones de casos nuevos al año en el mundo.
  • El aumento de casos se debe no sólo a un aumento de la población, sino también a una mejora en las técnicas de detección precoz y al aumento de la esperanza de vida.
  • En 2015 los tumores fueron la tercera causa de estancia hospitalaria, por detrás de las enfermedades del aparato circulatorio y respiratorio.
  • La supervivencia de los pacientes con cáncer en España es del 53% a los 5 años.
  • Los tumores responsables del mayor número de muertes en 2014 en España fueron el cáncer de pulmón y el cáncer colorrectal.

EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN

Como hemos indicado en los resultados, el aumento de la incidencia de cáncer no se debe tan sólo al aumento de la población, sino también a la mejora en las técnicas de detección, que aumenta de forma notable los casos con diagnóstico. Por otro lado, el envejecimiento de la población es también un factor importante que incide en el aumento de los casos de esta enfermedad. El aumento en el riesgo de desarrollar un tumor en función de la edad crece exponencialmente en el intervalo de los 55 a los 59 años. Este crecimiento se acentúa mucho más en hombres.

Pero, por fortuna, el cáncer ya no es sinónimo de muerte, sino más bien de lucha. En una gran variedad de casos, incluso comienza a tratarse como una enfermedad crónica.

Mucho de este cambio de concepción debe basarse, según los expertos, en la educación, y en desmitificar conceptos erróneos en varios sentidos:

  • Recordar que un gran porcentaje de afectados logra recuperarse de un cáncer.
  • Hay que informar y educar sobre los signos tempranos de la enfermedad, de modo que cada vez haya más diagnósticos en las fases tempranas de la enfermedad.
  • Hay que incidir en la importancia de que uno acuda al especialista ante cualquier tipo de alerta.
  • Es importante no restar importancia a las pruebas de detección precoz en cánceres con preferencia de género, como el de mama y el de próstata, o el de colon, que tiene un componente genético importante.
  • La población debe educarse en el sentido de que el cáncer puede, en gran medida, prevenirse. La prevención tiene que ver mucho con la alimentación, el ejercicio regular, la evitación del sol en verano a las horas de máxima insolación, no fumar o beber alcohol de forma moderada.

MEJORAS EN EL TRATAMIENTO

La educación de la sociedad debe ir en paralelo a los avances científicos y tecnológicos que conduzcan a un tratamiento más efectivo y eficiente del cáncer, más personalizado, dirigido y que tenga en cuenta al paciente en su individualidad. Este tipo de terapias vendrán de la mano de la información genética de los pacientes, y ya son habituales en el manejo de algunos tipos de tumores, como el de mama o el de colon.

Los datos genéticos aportan información muy valiosa a los médicos para poder afinar con el mejor tratamiento. De ahí puede extraerse la necesidad de aplicar quimioterapia o no, u otra información importante, como el riesgo de recurrencia del cáncer.

La base de este tipo de tratamientos está en el conocimiento de que dos tumores pueden parecer iguales pero ser genéticamente distintos, de modo que el mismo tratamiento no funcionará para los dos. La clave está en diferenciar, en personalizar y tratar cada uno de los cánceres como lo que son, enfermedades distintas.

Fuente | SINC, SEOM

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

extinción del chocolate

El chocolate, en peligro de extinción

Aunque a priori pueda parecer una noticia un tanto graciosa, el fondo del asunto es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons