martes , 25 junio 2019
La importancia de comer alimentos crudos cada día

La importancia de comer alimentos crudos cada día

Finalizadas las vacaciones de verano, esta vez queremos dejar a un lado los nuevos propósitos y entrar directas en materia de alimentación saludable. Después de días festivos, salidas, viajes, comidas, etc., necesitamos volver a la rutina y devolver a nuestro organismo su estado de rutina biológica: dormir las horas que necesita, ejercitarlo y comer bien. La alimentación es lo que aporta a nuestro cuerpo la energía y los nutrientes que necesita para poder vivir, y de ella depende nuestra salud física y mental.

Para gozar de una buena salud, que nunca falten los crudos en tu día a día. Nunca deberíamos olvidar nuestra herencia genética. Los primeros seres humanos se alimentaban de frutas, hortalizas y semillas; eran crudívoros y vegetarianos. Lo de comer crudo lo llevamos en los genes y, si bien también estamos capacitados para comer cocido, nuestro cuerpo necesita, a diario, dosis de crudo.

No se trata de que te vuelvas crudivegano si no es lo que encaja contigo, ni de que renuncies a los placeres de los alimentos cocinados o de que cambies radicalmente tu dieta; se trata de tener en cuenta y tener consciencia de la importancia de comer alimentos crudos. Al fin y al cabo, son alimentos vivos, enzimas vivas que nos aportan esto mismo: vida.

LOS BENEFICIOS DE COMER ALIMENTOS CRUDOS

  • Mayor densidad de nutrientes: al tratarse de alimentos crudos, la presencia de nutrientes es mucho mayor que cuando estos están cocinados. Son alimentos ricos en enzimas, antioxidantes, vitaminas, minerales, oligoelementos… ¡Una maravilla!
  • Inyección de vitaminas, minerales y enzimas vivos: como hemos mencionado, al no cocinar los alimentos, en los alimentos crudos los nutrientes no se destruyen. En general, a partir de los 47ºC la mayoría de los nutrientes de los alimentos se pierden, a la vez que pierden volumen, color y vitalidad. En cambio, los alimentos crudos suman vida. Fijaos, por ejemplo, en el aspecto de las espinacas crudas: su volumen, su color, su textura, etc. Las espinacas cocidas, por el contrario, pierden “vitalidad”.
  • Mejora de la digestión: las enzimas presentes en los alimentos crudos ayudan al proceso de digestión de los alimentos y evitan la dispepsia (indigestión) y la flatulencia (gases). Relacionado con este tema se encuentra la necesidad de masticar bien los alimentos crudos para poder tragarlos. Esto provoca que la digestión empiece, como debería ser siempre, en la boca, con lo cual se facilita todo el proceso. Con los alimentos crudos se logra una menor hinchazón abdominal, menos gases y una menor sensación de pesadez.
  • Menos estreñimiento: la presencia de fibra de los alimentos crudos como las verduras y las frutas ayuda a nuestro tránsito intestinal. Se considera un estado intestinal perfecto cuando se evacua de 2 a 3 veces al día. Sin embargo, pocas personas gozan de dicha salud intestinal. Consumir alimentos crudos ricos en fibra ayuda al movimiento intestinal, aumenta el volumen fecal y favorece la evacuación.
  • Más energía vital: por su plena presencia de nutrientes, los alimentos crudos son más densos, lo que implica un mayor y mejor aprovechamiento de carbohidratos, proteínas y grasas. De esta manera, y aunque a veces pueda parecer lo contrario, el organismo está más nutrido, con más vitalidad y mucha más energía.
  • Mejor calidad del sueño: descansar se transforma en lo que debe ser, un lapso de tiempo que el cuerpo destina a hacer su reset y su limpieza, entre otras cosas. Un cuerpo limpio y vital deja espacio para un descanso profundo y eficaz.
  • Stop al envejecimiento: el chute de antioxidantes, vitaminas y minerales oxigena nuestra piel y nuestras células desde el interior. Esto se traduce en una piel significativamente más joven y libre de impurezas. Además, diversos estudios llevados a cabo por el  USDA, en el Centro de Investigación sobre nutrición humana de la Universidad de Boston, apuntan que el consumo de frutas y verduras con más presencia de antioxidantes ayuda a ralentizar el envejecimiento en el organismo y en el cerebro. Esto, a su vez, podría estar relacionado con cáncer, enfermedades cardiovasculares y afecciones degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

Desmontando la pirámide nutricional

Desmontando la pirámide nutricional

Quizá haya llegado la hora de revisar las normas de alimentación y tirar viejas creencias …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons