martes , 22 enero 2019
Subido a Alimentos que creías saludables y NO lo son

Alimentos que creías saludables y NO lo son

Estamos inmersos en una era “healhty” en la que nos quedamos más tranquilos si sabemos que lo que comemos es saludable y no nos engorda. Vivimos con un pánico exagerado a las grasas creyendo que son las causantes de nuestro sobrepeso y buscamos la versión light de aquello que más nos gusta. Disminuimos los azúcares más concienciados, día a día, del peligro que supone este brillante y blanco ingrediente. Sin embargo, no todos los snacks o productos del mercado que nos publicitan como saludables lo son. Por el contrario, muchos tienen “letra pequeña” y no son tan buenos para nuestra salud o para nuestro peso; que no te engañen. Ahí van algunos de ellos:

1. TORTITAS DE ARROZ

El snack saludable por excelencia. Ideal para picar entre horas y un alimento ligero, ya que es arroz inflado que apenas hincha y ayuda a calmar el hambre. Sin embargo, cuenta con más calorías de las que necesitamos entre horas, es una fuente pura de hidratos de carbono y, a no ser que se realice una gran actividad física después, su consumo puede hacernos subir de peso. Además, en su elaboración suelen añadirse grandes cantidades de sal y grasas saturadas. No es una buena opción.

2. BARRITAS ENERGÉTICAS

El problema de estos alimentos es la gran carga de fructosa y azúcares que llevan. Si bien es una buena fuente de proteína y fibra, las que encontramos en el supermercado están llenas de azucares que lo único que hacen es aumentar nuestra glucemia (azúcar en sangre), provocando así un pico de insulina y más hambre al poco tiempo. Debe hacerse un consumo ocasional. La versión más saludable son aquellas elaboradas a base de semillas y frutos secos, las que sabemos que son una buena fuente de proteínas, vitaminas, grasas saludables, fibra, y que tienen un índice glucémico muy bajo. Aquí os dejo una buena receta.

3. MARGARINA

Se vende como la mantequilla libre de grasa y colesterol pero, ¿realmente sabes lo que estas comiendo? Se elabora a partir de aceites vegetales altamente procesados, extraídos químicamente, blanqueados y aromatizados. Son una fuente de grasas trans y debemos evitar su consumo sí o sí. Es mejor un consumo moderado de mantequilla de calidad, con su grasa saturada, que la margarina.

4. FRUTA DESHIDRATADA

La fruta seca es una fuente de azúcar en potencia. Estos alimentos pueden contener hasta un 60% de su composición en forma de azúcares; al eliminar el agua, el azúcar, igual que el resto de ingredientes, se concentra y eleva su presencia. A todo esto hay que sumarle los conservantes y aceites vegetales añadidos durante el proceso de conservación. La eliminación del agua hace que la fibra presente se vuelva más difícil de digerir. ¿Has tenido pesadez en el estomago después de comer demasiados albaricoques secos? Debemos tener cuidado.

5. REFRESCOS LIGHT

Mismo sabor, sin azúcar. ¿Qué se esconde detrás? Las variedades endulzadas con edulcorantes de los refrescos son dañinas para la salud. Estas bebidas dietéticas pueden alterar la flora intestinal, y su efecto en el cuerpo es igual que si hubiera azúcar en vez de edulcorantes artificiales: nuestro cerebro actúa de la misma manera. Se eleva el azúcar en sangre, se produce un pico de insulina con la bajada de azúcar posterior y, por lo tanto, se desencadena un desequilibrio hormonal. Los refrescos light contribuyen a la aparición de diabetes tipo 2, aumento de peso, pérdida del sabor real de los alimentos y aumento de la grasa abdominal.

6. YOGURES DESNATADOS

¿Porqué están tan buenos si se ha eliminado la grasa? Porque la grasa se sustituye por azúcar para compensar el sabor que se pierde cuando se quita la grasa. Además, carecen de esa sensación de la saciedad que las versiones “normales” tienen, lo que nos deja con más hambre al poco tiempo.

¿Conclusión? Hay que leer las etiquetes, fijarse en los ingredientes, los nutrientes y la cantidad de cada uno de ellos. Debe mirarse si aparecen las grasas hidrogenadas, ¡son malas! Y, si lo que queremos son tentempiés saludables, cuanto más natural y menos procesado, mejor.

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

Diferencias entre la leche convencional y la ecológica

Diferencias científicas entre la leche convencional y la ecológica

Los productos ecológicos siguen estando en pleno debate sobre sus existentes, o no, superpoderes. Nuevas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons