lunes , 12 noviembre 2018
Alimentación infantil

Alimentación infantil saludable: las bases de un futuro rentable

Adquirir hábitos saludables desde la primera infancia determinará, en gran parte, los hábitos futuros de los niños y niñas en su edad adulta. Durante esta etapa es determinante incorporar de forma natural hábitos de vida saludables que continuarán a lo largo de toda la vida. Es, pues, primordial asentar las bases de alimentación rica en nutrientes que contribuya al desarrollo sano y adecuado de cada niño o niña.

Cada etapa del crecimiento del niño o niña consta de necesidades especificas de nutrientes o texturas, lo que requiere especial atención a la hora de llenar la cesta de la compra. Las etapas de dividen en tres: de 0 a 3 años, de 3 a 12 años y de 12 a 18 años. A partir de los 18 años ya se considera un adulto y los requerimientos nutricionales son los mismos.

ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 0 A 3 AÑOS

  • Etapa de gran crecimiento físico y con un importante desarrollo psicomotor.
  • La alimentación debe proporcionar energía suficiente para cubrir las mayores demandas relacionadas con el crecimiento físico y cognitivo del niño o la niña.
  • La leche materna, o en su defecto las leches de crecimiento, cubren estas necesidades de los primeros meses de vida.
  • A partir de los 6 meses deben empezar a introducirse los primeros alimentos con el fin de aumentar la energía que el cuerpo del bebé pide cada día que pasa.
  • Es importante establecer una buena relación con la comida desde el primer momento. Es por ello que la paciencia y el tiempo dedicados al pequeño o pequeña durante sus comidas resulta esencial.
  • Es muy importante introducir los alimentos según indique tu profesional de referencia, pero hacerlo siempre de manera muy lenta. Insistir durante un mínimo de 4 días con el alimento nuevo hasta empezar a introducir el siguiente. Muchas alergias e intolerancias se deben a una rápida introducción de los alimentos.

ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 3 A 12 AÑOS

  • Etapa de máximo desarrollo físico e intelectual. Los niños y niñas no paran de moverse, jugar y aprender.
  • La alimentación desempeña un papel determinante para poder cubrir todas las necesidades energéticas y de nutrientes que necesitan los niños y niñas en esta etapa.
  • Es recomendable repartir los alimentos en cinco comidas al día: tres principales (desayuno, comida y cena) y dos menores (una a media mañana y otra a media tarde).
  • Es recomendable desayunar en casa antes de ir a la escuela. El primer desayuno debe ser más importante que el de la escuela.
  • La comida debe ser la ingesta más importante del día en cuanto a cantidad y variedad. Debe estar compuesta por cuatro o cinco de los grupos de alimentos principales, es decir, farináceos, verduras, frutas, grasas saludables y proteínas.
  • Es recomendable evitar pastas y bollería para la merienda, fruta fresca o un bocadillo serían buenas opciones. Beber agua para acompañar la merienda y no abusar de zumos comerciales y otras bebidas azucaradas.
  • En la cena deben consumirse los mismos grupos de alimentos que en la comida, pero en menor cantidad.
  • Las raciones deben ir acorde con las necesidades de la edad y con el apetito del menor.
  • En necesaria una buena planificación de los menús diarios ya que las necesidades de los niños y las niñas requieren variedad en la dieta y la ingesta de todos los principales grupos de alimentos: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales.
  • En esta etapa, los menores toman más control sobre lo que comen, empiezan a poder escoger. Es pues muy importante llevar a cabo una dieta saludable y variada con abundante cantidad de verduras y frutas.

ALIMENTACIÓN INFANTIL DE 12 A 18 AÑOS

  • La temida y amada adolescencia, una época de cambios a nivel físico, psicológico y sexual.
  • Todos estos cambios están relacionados directamente con la nutrición, por lo que una alimentación correcta y equilibrada dará como resultado un adulto sano.
  • Ahora los requerimientos de energía diaria, calorías,  y nutrientes son mucho mayores.
  • Aumentan las necesidades de calcio y fósforo para un correcto desarrollo óseo. Recordemos que los lácteos no son la única fuente de estos minerales, debemos aumentar la ingesta de legumbres, cereales integrales, verduras y frutos secos.
  • Aumentan las necesidades de hierro, vitamina A, vitamina D, vitamina C y ácido fólico relacionados con el crecimiento. Presentes en las proteínas de origen animal, las de origen vegetal, cereales integrales, semillas, frutos secos y frutas y verduras.

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

sensibilidad al gluten

El gluten podría NO ser la causa de la sensibilidad al gluten

El gluten es una glucoproteína que se encuentra en cereales de consumo habitual tales como …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons