lunes , 12 noviembre 2018
diente de leche

¡Se me ha caído mi primer diente de leche!

Los dientes deciduos, más conocidos como dientes de leche, son los primeros dientes que se desarrollan en los niños. Estos dientes suelen caer y ser reemplazados por los dientes permanentes. En general, el primer diente de leche se cae en torno a los 6 años, y se van cayendo todos en un proceso que dura más o menos 6 años: el diente se queda sin soporte, se suelta y se cae, a la vez que deja un hueco libre que después ocupará el diente permanente correspondiente.

Este proceso gradual es probablemente uno de los primeros cambios fisiológicos que experimentan, de forma consciente, los cuerpos de los niños pequeños. Las emociones que acompañan a este hito son extremadamente variadas, desde la alegría de haberse unido finalmente al mundo de los adultos hasta el temor a la pérdida de una parte del cuerpo. Asustados, avergonzados, felices u orgullosos: ¿cómo se sienten los niños cuando pierden su primer diente de leche?

SENTIMIENTOS POSITIVOS

Un grupo de investigación de la Universidad de Zurich ha encontrado, en un trabajo reciente llevado a cabo junto con los servicios dentales escolares de la misma ciudad, que los sentimientos de los niños son predominantemente positivos. El estudio también revela que las visitas previas al dentista, así como los antecedentes de los padres y el nivel de educación, afectan la forma en que los niños experimentan la pérdida de su primer diente.

Los científicos encuestaron a progenitores de niños y niñas que ya habían perdido al menos uno de sus dientes de leche. De las casi 1.300 respuestas recibidas, alrededor del 80% comunicó sentimientos positivos, mientras que sólo el 20% expuso emociones negativas.

Los investigadores descubrieron que las visitas anteriores al dentista desempeñaban un papel importante con respecto a los sentimientos de los niños. Por ejemplo, aquellos niños cuyas visitas previas estaban relacionadas con una caries y, por lo tanto, quizás con vergüenza o culpa, mostraron menos emociones positivas ante la pérdida de su primer diente de leche. Sin embargo, si las citas dentales previas fueron el resultado de un accidente y, por lo tanto, algo inesperado y doloroso, entonces la pérdida del primer diente de leche tenía más probabilidades de estar asociada con emociones positivas.

Según el investigador dental Raphael Patcas, una posible explicación para esto es que los dientes de leche se aflojan gradualmente antes de caerse. Este proceso, a diferencia de un accidente, se desarrolla de manera lenta y predecible. Esto también está respaldado por el hecho de que los niños que experimentan aflojamiento de sus dientes durante un período prolongado de tiempo tienden a tener sentimientos más positivos: cuanto mayor es la preparación y el tiempo de espera, mayor es el alivio y el orgullo cuando el diente finalmente se cae.

EDUCACIÓN Y ANTECEDENTES

El estudio también reveló la importancia de los factores sociodemográficos con respecto a los sentimientos de los niños. Por ejemplo, los niños con progenitores de un nivel más alto de educación y de origen no occidental mostraron más probabilidades de tener sentimientos positivos como orgullo o alegría. En este aspecto, los investigadores destacan el papel clave de las diferencias culturales: estilo de educación y normas que los progenitores transmiten a sus hijos, así como los rituales de transición que acompañan a la pérdida del primer diente de leche.

¡CONSERVA LOS DIENTES!

¿Sabes que conservar los dientes de tu hijo o hija podría llegar ser de mucha ayuda en el futuro? Los dientes podrían ser una fuente importante de células madre, las cuales, además, pueden llegar a multiplicarse y a producir mayor cantidad de tejidos que otras tomadas de diferentes partes del cuerpo.

A diferencia de las células madre del cordón umbilical, que se usan para tratar dolencias de origen sanguíneo (leucemias o linfomas), las células dentales pueden utilizarse para la regeneración de músculos, piel, cartílago, hueso, hígado, dientes, tejido nervioso, adiposo y cardíaco. Son, por lo tanto, mucho más versátiles.

Fuente | Universidad de Zurich, El País

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Llevar corbata reduce el flujo sanguíneo al cerebro

Llevar corbata reduce el flujo sanguíneo al cerebro

¿Eres de los que lleva corbata a diario para ir a trabajar? ¿O simplemente la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons