miércoles , 26 junio 2019
Combina bien los alimentos y cúrate

Combina bien los alimentos y cúrate

Otro tema que me gustaría compartir y, que según mi punto de vista, merece una especial atención es la correcta combinación de los alimentos. Éste es un aspecto igual o más importante que la calidad y la cantidad de alimentos que ingerimos. Puede ser que tu dieta sea muy sana y repleta de nutrientes, que ingieras alimentos de calidad, pero, ¿haces una buena digestión? ¿Cómo te sientes después de haber comido? ¿Tu cuerpo te pide una siesta? ¡Ojo! Eso significa que algo no va bien.

UNA BUENA DIGESTIÓN

Una buena digestión empieza por una correcta mezcla de los alimentos. Si necesitas o te gustaría poder descansar un poco después de comer es porque tu cuerpo necesita toda la energía para llevar a cabo el proceso de digestión, cuando no debería ser así. Porque, siempre y cuando esté sano, nuestro cuerpo tiene suficiente con un descanso de 6-8 horas. Y el mediodía, si los horarios son más o menos “normales”, no debería ser una hora crítica.

Pero no siempre una mala digestión se traduce en sueño después de comer, y en muchas ocasiones ni nos damos cuenta de que la sufrimos. Sea como sea, cuando nuestra digestión es buena, los niveles de energía suben de tal manera que te das cuenta de que algo fallaba antes.

¿Qué supone para el cuerpo una mala combinación de los alimentos? Cansancio, mal humor, hinchazón, gases, estreñimiento y permeabilidad de los intestinos. Los alimentos no se terminan de digerir e inician un proceso de putrefacción en el intestino. La piel se vuelve más grasa y menos luminosa, y se produce un cúmulo de grasa o retención de líquidos. Por el contrario, una digestión correcta no nos roba energía, no deja restos de alimentos sin digerir, nos aporta claridad mental y agilidad, y nos ayuda a alcanzar o mantener nuestro peso ideal.

PAUTAS A SEGUIR

  1. No mezclar proteína con almidón: sí, los huevos fritos con patatas, el sushi de pescado, el bocadillo de jamón o el arroz a la cubana NO son una buena mezcla. Estos dos grupos de alimentos necesitan unas condiciones diferentes en nuestro estómago para digerirse. Por ello, si los mezclamos haremos trabajar al cuerpo horas y horas, lo que nos robará mucha energía y bienestar. Cuando mezclamos estos alimentos, nos sentimos muy pesados después de comer y favorecemos el cúmulo de grasa.
  2. Los vegetales pueden mezclarse con todo, siempre y cuando no contengan almidones. Así pues, los vegetales son el comodín perfecto, al combinar con todo y ser, como siempre, el alimento perfecto. Una alerta: en este grupo NO se incluye la fruta.
  3. No mezclar diferentes proteínas: este es el grupo más difícil de digerir, puesto que el cuerpo necesita mucha energía para llevar a cabo el proceso. Comer una paella de carne y pescado no es, por tanto, la mejor opción. Es mejor comer un solo tipo de proteína y acompañarla siempre con vegetales. En este grupo destaco las legumbres; este grupo de alimentos contienen tantas proteínas como carbohidratos y son de difícil digestión. Lo correcto, pues, es combinarlos, de nuevo, con vegetales.
  4. Las frutas deben comerse solas: la digestión de las frutas es muy rápida. Si comemos fruta de postre después de una comida llena de proteínas y carbohidratos, los azúcares de la fruta quedan retenidos porque la digestión del resto de alimentos es mucho más lenta. Así, acaban fermentando y acidificando el cuerpo. Sí se podría comer fruta entre media hora y una hora antes de las comidas. Sí se puede mezclar la fruta con los vegetales de hoja verde. Las frutas subácidas (fresa, mandarina, mango, tomate, etc.) pueden mezclarse con el resto. Nunca deben mezclarse frutas ácidas (naranja, manzana ácida, piña, uva, etc.) con las dulces (albaricoque, ciruela, níspero, manzana dulce, pera, papaya, sandía, etc.). Por último, el melón debe comerse solo, ya que su tiempo de digestión es aún mas corto.

combinacion_alimentos_web

A FAVOR Y EN CONTRA

Bien es cierto que cada vez hay más evidencia de que la correcta combinación de alimentos es determinante para una buena digestión y, por consiguiente, para una mejor salud. No obstante, algunos estudios apuntan que esta teoría no tiene base científica.

Aun así, son muchas las personas que lo llevan a cabo y los resultados son excelentes. Os invito a que lo probéis y que sea vuestro cuerpo quien decida si estas pautas le son favorables o no. Como siempre digo, no hay nada que funcione igual para todos: se trata de encontrar qué le funciona a tu cuerpo.

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

Dieta omnívora, vegetariana, vegana, paleo, flexiteriana…

Cada vez son más las personas que deciden empezar una dieta diferente a la que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons