martes , 22 enero 2019
¿Cómo la dieta influye en los ataques de migraña?

¿Cómo la dieta influye en los ataques de migraña?

En la actualidad, se trabaja con enfoques para prevenir los dolores de cabeza a través de la dieta. El primero consiste en tratar de eliminar de nuestro cotidiano aquellos alimentos y bebidas que se sabe que los desencadenan. El segundo enfoque consistiría en seguir una dieta cuya composición pueda directamente prevenir los dolores de cabeza. La idea viene de investigadores del Departamento de Medicina Interna del University of Cincinnati (UC) College of Medicine, que acaban de finalizar una revisión exhaustiva de más de 180 estudios sobre migraña y dieta.

LA CAFEÍNA, EL REY DESENCADENANTE DE LA MIGRAÑA

Como indican los investigadores, uno de los desencadenantes más importantes para el dolor de cabeza es la cafeína, tanto por el abandono de la misma como por el exceso de consumo. En el primer caso, cuando de forma regular nos tomamos unas cuantas tazas de café por la mañana y un día determinado decidimos saltarnos la rutina, con toda probabilidad ese día sufriremos un dolor de cabeza relacionado con el abandono de la cafeína.

Habiendo dicho esto, y como también indican los científicos, demasiado café también puede presentar un riesgo. Los pacientes con migraña no deberían tomar más de 400 miligramos al día (una taza contiene aproximadamente 125 mg). Grandes cantidades de cafeína pueden acarrear síntomas de ansiedad y depresivos, así como los comentados dolores de cabeza.

GLUTAMATO MONOSÓDICO: PELIGROSO ADITIVO

Otro de los desencadenantes de la migraña es el glutamato monosódico, un potenciador del sabor usado en una amplia variedad de alimentos procesados, como alimentos congelados o enlatados, sopas, alimentos internacionales, aperitivos, aderezos para ensaladas, sazonadores, kétchup, salsa barbacoa y, en gran cantidad, en la comida china.

Así pues, un buen método para reducir los ataques de migraña es reducir el consumo de alimentos procesados (que se convierten en altamente atractivos si, por ejemplo, son líquidos, como las sopas preparadas). Por el contrario, los investigadores recomiendan consumir productos más naturales como verduras frescas, frutas frescas y carnes frescas.

NITRITOS, CONSERVANTES

Los nitritos son conservantes de alimentos en carnes procesadas como el tocino, las salchichas o el jamón, utilizados para preservar el color y el sabor. Los investigadores indican que el 5% de los individuos con migraña son estadísticamente más propensos a tener un ataque migrañoso en los días que consumen nitritos. Si bien el empleo de nitritos en los alimentos ha disminuido en los últimos años gracias a una regulación más dura, revisar las etiquetas sigue siendo una buena idea, indican.

ALCOHOL, UN CLÁSICO

El alcohol es uno de los factores dietéticos desencadenantes de la migraña más comunes, y los estudios sugieren que el vodka y el vino tinto, especialmente los de mayor contenido en histamina, son los más conflictivos.

DIETAS INTEGRALES

Con respecto a la línea enfocada en dietas integrales que puedan prevenir las migrañas, hay mucho interés en:

  • Dietas sin gluten: hay mucho interés en estas dietas, pero por ahora sólo se ha constatado su utilidad en individuos que sufren de enfermedad celíaca.
  • Dietas bajas en grasas que restringen la cantidad de grasa en la dieta a menos del 20% de las necesidades energéticas diarias.
  • Dietas bajas en carbohidratos, que hay que considerar sólo cuando hay una estricta supervisión médica.
  • Dietas que aumentan la cantidad de ácidos grasos omega-3 y disminuyen la cantidad de ácidos grasos omega-6. En estas dietas se reduce el consumo de aceites vegetales poliinsaturados (maíz, girasol, cártamo, canola y soja) en favor de aceite de linaza. Los alimentos a consumir incluirían la linaza, el salmón, el halibut, el bacalao y las vieiras, mientras que los que se evitarían serían los cacahuetes y los anacardos.

En resumen, una dieta ideal frente a la migraña debería excluir los alimentos procesados, minimizar la cafeína e incluir muchas frutas, verduras, pescado y carnes magras. Al fin y al cabo, somos lo que comemos.

Fuente | Healthnews

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Diferencias entre la leche convencional y la ecológica

Diferencias científicas entre la leche convencional y la ecológica

Los productos ecológicos siguen estando en pleno debate sobre sus existentes, o no, superpoderes. Nuevas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons