Viernes , 18 Agosto 2017
La relación entre dormir bien, la limpieza del cerebro y las enfermedades neurodegenerativas

La relación entre dormir bien, la limpieza del cerebro y las enfermedades neurodegenerativas

Cuando las neuronas mueren, sus restos deben ser rápidamente eliminados del organismo de modo que el tejido cerebral que las rodea pueda seguir funcionando de forma correcta. Este proceso de depuración de los restos neuronales, en un proceso denominado fagocitosis, se lleva a cabo en el cerebro por un conjunto de células altamente especializadas denominadas neurogliocitos. Estos expertos detectores poseen ramificaciones que están en movimiento constante y equipadas para poder detectar cualquier elemento externo, incluidas las neuronas muertas. O así es como se había creído hasta ahora.

En un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad del País Vasco, se ha analizado el proceso de muerte neuronal y fagocitosis en el cerebro enfermo. Para ello, los científicos analizaron muestras de pacientes con epilepsia, así como de ratones epilépticos.

Es bien conocido que, durante los ataques de epilepsia, se produce la muerte neuronal de neuronas. La diferencia durante la fagocitosis que se produce entre un cerebro sano y otro enfermo se daría en la capacidad de los microgliocitos para detectar las neuronas muertas de modo que éstas puedan ser eliminadas definitivamente de nuestro cerebro. Por el contrario, éstas se acumulan y diseminan el daño a las neuronas vecinas, lo que genera una respuesta inflamatoria que empeora la lesión.

Según los expertos, este descubrimiento puede abrir la puerta a la exploración de nuevas terapias que pudieran aliviar los efectos de algunas enfermedades con origen en el cerebro. De hecho, el grupo de investigación que ha llevado a cabo este trabajo está desarrollando fármacos que puedan intervenir en el proceso de fagocitosis en personas con epilepsia y que ayuden en el alivio de los ataques.

SOFISTICADO SISTEMA DE DEPURADO

Ya son varias las investigaciones que han relacionado el proceso de depurado del cerebro con el potencial desarrollo de enfermedades neorodegenerativas, como por ejemplo el Alzheimer.

Cuando está sano, en el cerebro se producen los mecanismos necesarios que ayudan a su buen funcionamiento, como el sistema de eliminación comentado más arriba. Este sofisticado órgano vital también escoge el momento, de modo que la eliminación de las “malas hierbas” se produzca de la manera más efectiva posible. En 2013, investigadores de la Universidad de Rochester (Estados Unidos) publicaron en Science el motivo biológico por el cual dormimos, más allá de para reponer fuerzas: limpiar el cerebro.

En el estudio, los expertos se centraron en la enfermedad de Alzheimer y la proteína beta-amiloide, que se acumula en el cerebro de personas con la afección. A través de un mecanismo que sólo funciona mientras dormimos y al que denominaron “sistema glinfático”, descubrieron en ratones la existencia de un entramado de tuberías en los vasos sanguíneos del cerebro. Estas tuberías permiten al líquido cefalorraquídeo “lavar” los residuos e incorporarlos al sistema circulatorio para acabar, finalmente, en el hígado, que elimina de la sangre las sustancias que son nocivas para el organismo.

¿Por qué este proceso ocurre cuando dormimos? La respuesta es tan simple como que el cerebro organiza bien su tiempo: cuando está despierto y atareado, pospone la eliminación de los desechos para cuando hay más calma. Cuando estamos durmiendo, enciende la “función de lavado” para eliminar los desperdicios acumulados durante el día.

Son ya varios tipos de demencia que se han relacionado con trastornos del sueño. De hecho, el aumento de una mala higiene del sueño durante la enfermedad favorece la pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer una vez diagnosticada. La acumulación de la proteína beta-amiloide por la falta de sueño puede ser un factor muy importante en ello.

¿EXISTE LA MEJOR POSTURA PARA UNA BUENA LIMPIEZA?

Un estudio publicado en Journal of Neuroscience  y llevado a cabo por la Stony Brook University estudió hace más o menos 1 año en los efectos de la postura al dormir en el proceso de limpieza cerebral. Los investigadores estudiaron mediante resonancia magnética funcional, y durante años, las vías glinfáticas de unos cuantos ratones. Este método les permitió identificar y definir la vía linfática donde el líquido cefalorraquídeo se filtra a través del cerebro y se intercambia con el líquido intersticial para limpiar los residuos.

Los resultados mostraron que el transporte glinfático era más eficiente cuando dormimos en posición lateral, más que cuando dormimos boca arriba o boca abajo.

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Aquí y ahora, algunos beneficios del mindfulness

Aquí y ahora, algunos beneficios del mindfulness

El mindfulness (atención plena) es una técnica a través de la cual la persona toma …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Recibe una vez a la semana la recopilación de nuestros artículos

x