Sábado , 24 Junio 2017
¿Existe la crisis de la mediana edad?

¿Existe la crisis de la mediana edad?

Si indagamos en la investigación realizada sobre la felicidad en los últimos 50 años, podremos observar que en su mayoría se muestra un comportamiento en nuestras vidas en forma de U. Según esta teoría, la felicidad declina durante la mayor parte de los 20 años que abarcan la edad media (40 a 60 años), con un punto extremo en la parte inferior de la U. Este punto máximo de menor felicidad se ha definido, de forma generalizada, como crisis de la mediana edad, fenómeno ampliamente aceptado en la sociedad y que sigue constituyendo un tema central en películas, series y publicidad de todo el mundo.

La expresión se usa para describir un periodo de cuestionamiento personal en el momento en que la persona en cuestión siente que ha pasado la etapa de su juventud y se produce la entrada a la madurez. Llegan transiciones y momentos clave que dispararían tal estado, como el envejecimiento general (primeras canas y arrugas) o fallecimientos de personas queridas. Aparecen interrogantes y planteamientos de cambios de pareja, de carrera profesional, etc.

Acabamos de explicar de forma breve en qué consiste la crisis de la mediana edad. Sin embargo, ¿existe realmente?

TRAYECTORIA CONSTANTE Y ASCENDENTE

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) a principios del año pasado, el cual se publicó en la revista Developmental Psychology, se centró en la supuesta crisis de la mediana edad y arrojó resultados inesperados. Al parecer, no existiría tal fenómeno porque no existe un punto concreto en que la felicidad decaiga por completo.

Tampoco constató lo que ampliamente confirmaban estudios anteriores, que la felicidad comienza a declinar a partir de los 20 años. Al contrario de todos los trabajos previos sobre la felicidad a lo largo de la vida, este nuevo trabajo sugería que la felicidad no se detiene en la mediana edad, sino que forma parte de una trayectoria ascendente que comienza en nuestra adolescencia y a principios de la década de los 20 años.

Con respecto a las diferencias en comparación con los estudios anteriores sobre felicidad, los investigadores indicaron que éstos tenían el gran sesgo de no tener en cuenta a las mismas personas a lo largo de la vida, algo que ellos sí que hicieron: analizar a los mismos individuos a través del paso del tiempo. El equipo hizo el seguimiento de dos cohortes, una de ellas formada al inicio por estudiantes de secundaria que al principio tenían 18 años y a los que se siguió hasta los 43. El otro grupo lo formaron universitarios de 23 años al principio del estudio y de 37 al final del mismo.

Ambos grupos mostraron una mayor felicidad durante la década de los 30 años, con un ligero descenso a los 43 años de edad en la muestra de estudiantes de secundaria. Tras tener en cuenta las variaciones en la vida de los participantes, tales como cambios en el estado civil y el empleo, los dos grupos mostraron todavía un aumento general de la felicidad después de la secundaria y la universidad.

SIN RASTRO DE LA CURVA EN U

La investigación arrojó a los investigadores otros resultados interesantes que vale la pena mencionar:

  • En general, las personas parecen ser más felices a los 40 años (mediana edad) que a los 18.
  • La felicidad aumenta de forma más rápida entre los 18 años y hasta bien entrada la década de los 30.
  • La felicidad es mayor en los años en que las personas se casan y se encuentran en mejor salud física, y se reduce en momentos complicados como el paro.
  • El aumento de la felicidad que se da entre la adolescencia y principios de los 40 años no es coherente con la existencia de una crisis de la mediana edad.
  • El aumento de la felicidad durante la mediana edad refuta la supuesta curva en U de la felicidad, la cual supone que la felicidad disminuye entre los adolescentes y la década de los 40 años.

Así pues, los niveles de felicidad podrían depender más de acontecimientos vitales que suceden en nuestro alrededor que no de que tengamos más o menos edad.

Fuente | Universidad de Alberta

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Deporte demasiado intenso: ojo con los intestinos

Deporte demasiado intenso: ojo con los intestinos

Partamos de la base de que el deporte y la actividad física nunca serán malos. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Recibe una vez a la semana la recopilación de nuestros artículos

x