jueves , 23 noviembre 2017
Salario emocional. Mucho más que una nómina

El salario emocional, más que una nómina

Estamos bajo un cambio de paradigma laboral. Por un lado, el trabajador busca cada vez más un trabajo que le llene, que cumpla sus expectativas, donde se sienta a gusto y valorado. Por otro lado, el empresario busca la retención del talento, la excelencia del trabajador, la fidelidad. Las generaciones actuales ya no están dispuestas a sacrificar su vida personal por una retribución económica sin más.  La mejor motivación para el trabajador ya no es un buen salario. El trabajador actual da más valor a la conciliación familiar y personal o a la flexibilidad que a un salario, pero ¡ojo!, no olvidemos que el trabajo debe ser remunerado siempre y conforme con las capacidades y aptitudes de cada trabajador.

En la actualidad, el trabajador halla la motivación en aquellos beneficios no económicos que ofrece cada empresa y puesto de trabajo. Estamos hablando del salario emocional que llene las expectativas del trabajador más allá de lo económico, que satisfaga sus necesidades personales, familiares y profesionales, y que mejore su calidad de vida. Porque ya no se vive para trabajar, sino que trabajamos para vivir.

BENEFICIOS PARA TRABAJADORES Y EMPRESAS

Los empresarios saben, o deberían saber a estas alturas, que la productividad no se basa en la cantidad de horas que un trabajador está en la empresa. La productividad se basa en la motivación, las ganas y el entusiasmo que se ponen cuando uno está trabajando. Feedback positivo, recompensas por el buen trabajo, comunicación fluida y productiva, críticas constructivas, flexibilidad horaria… Esta motivación emocional es la que hará un trabajador excelente en su trabajo y fiel a su empresa.

¿POR QUÉ INVERTIR EN EL BIENESTAR DE LOS TRABAJADORES?

Menor número de bajas laborales, menos rotación de personal, menos empleados piratas (aquellos que están por dinero y que tras una oferta mejor se van), mejor imagen de la empresa, mejor reputación, más cohesión de equipo, más competencia en el mercado, mejor salud física del trabajador, más motivación, más sentimiento de pertenencia, etc. Veamos algunos ejemplos de salario emocional:

1. Desarrollo profesional

  • Que el trabajador sepa que se puede empezar de cero en una empresa pero con oportunidades para promocionarse y tener una carrera profesional. Este punto es básico para la motivación. Poder superarse día a día y aprender con un fin hará que el trabajador valore un futuro estable en su empresa.
  • Formaciones en el puesto de trabajo que sean de interés para el trabajador y que le ayuden a aprender nuevos conocimientos que, además, sean aplicables.
  • Formaciones lúdicas y amenas.

2. Buen ambiente de trabajo

  • Fomento del trabajo en equipo.
  • Poder conocer los compañeros dentro y fuera del trabajo.
  • Crear un clima de proximidad y no de jerarquía.

3. Conciliación entre la vida personal y la laboral

  • Horarios de trabajo flexibles.
  • Días libres en concepto de asuntos propios.
  • Visitas médicas.
  • Días de vacaciones por objetivos.
  • Día de fiesta en concepto de cumpleaños.

Un trabajo que permita una calidad de vida al empleado es fundamental para una mejor productividad y motivación.

4. Teletrabajo

  • El teletrabajo es un aspecto muy acorde con las nuevas generaciones, pero a veces un aspecto difícil de digerir para aquellas empresas ancladas en el pasado. Si el puesto de trabajo lo permite, el teletrabajo supone enormes ventajas tanto para los empleados como para las empresas. Además, resulta muy útil para la conciliación familiar.

5. Beneficios sociales

  • Planes de jubilación.
  • Ayudas para los estudios.
  • Seguros médicos.
  • Bonos de alimentación y transporte.
  • Renting de vehículos, etc.

6. Espacios lúdicos

  • Salas de descanso para relajarse o meditar.
  • Salas de reuniones equipadas con máquinas de gimnasio, televisores, consolas, música, etc.

7. Reconocimiento

  • Que el trabajo bien hecho no quede solo en palabras. Recompensar los buenos resultados o el buen trabajo con regalos, días de fiesta, compensaciones económicas, etc.

8. Programas de salud

  • Clases semanales de pilates, yoga, running, estiramientos, etc.
  • Programas nutricionales, deshabituación tabáquica, etc.

Salario emocional. Mucho más que una nómina

Sobre Natàlia Gimferrer

Experta en Salud, Natàlia es enfermera, nutricionista, tecnóloga de alimentos y certificada como health coach por el Institute for Integrative Nutrition (Universidad de New York, USA).

Más artículos

Conoce las lesiones deportivas más frecuentes y cómo prevenirlas

Conoce las lesiones deportivas más frecuentes y cómo prevenirlas

Hay centenares de lesiones deportivas diferentes, pero hay ciertas partes del cuerpo que son más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons