jueves , 21 septiembre 2017
El poder de la sonrisa en las nuevas relaciones

El poder de la sonrisa en las nuevas relaciones

Recientemente tuve una conversación con unas amigas sobre las primeras impresiones. Una de ellas comenzó el pequeño debate afirmando: “yo creo que no caigo bien en el primer momento de conocer a alguien”. Esta sentencia nos llevó a hablar de cuáles son los elementos que llevan a que una persona caiga, de entrada, más en gracias que otras, del mismo modo que una persona necesite más de un encuentro para poder acceder a alguien o mostrarse él mismo más accesible. Se habló de la introversión y la extroversión. También se habló de hacer sentir bien al otro o de prestar atención. Seguro que son muchos los elementos que se interconectan en todo esto, pero hay uno que, al parecer, nunca falla: si deseas entablar una nueva relación, simplemente sonríe.

Como se indicaba en un trabajo llevado a cabo por publicado por investigadores de la Universidad de California (Estados Unidos) y publicado en la revista Motivation and Emotion, la risa es el elemento más importante a la hora de entablar nuevos enlaces. El motivo parece ser sencillo: cuando conocemos a nuevas personas estamos mucho más en sintonía con las emociones positivas que con las negativas, como la ira, el desprecio o la tristeza. Cuando sonreímos nos mostramos más cercanos, accesibles, sociables, amistosos, confiables, etc. Y esto nos ayuda a empatizar, a relacionarnos más fácilmente con los demás y a mejorar los lazos ya establecidos.

Otro estudio que se realizó en la Universidad de Harvard demostró que, si una persona está contenta, existe un 25% más de probabilidades de que las personas que están a su alrededor se contagien de su estado de ánimo.

Y cuando hablamos de reír, hablamos de la risa sincera. Porque la gente puede reconocer una sonrisa sincera o una sonrisa falsa a un kilómetro de distancia. Así pues, el poder de una sonrisa podría ser decisivo para el éxito o fracaso de una primera cita. Ésta dice mucho acerca de nuestra personalidad, así como suele relacionarse con emociones de carácter positivo o con bienestar y reflejar cómo nos sentimos en un momento determinado con la persona que tenemos delante.

EL PAPEL DE LO BUENO

El equipo de investigadores del primer estudio mencionado llevó a cabo dos estudios para comprobar el papel que las emociones positivas, que se consideran señales de la afiliación y cooperación, juegan en las relaciones. La primera prueba trató de identificar el nivel de consciencia acerca de las emociones positivas del cónyuge entre 66 parejas de novios. El examen se llevó a cabo mientras las parejas estaban siendo objeto de burlas o estaban discutiendo sobre relaciones pasadas. En el segundo experimento se analizó cómo las personas estamos en sintonía con las emociones positivas y si esto nos ayuda a formar nuevos lazos sociales. Para ello, 91 mujeres visualizaron seis fragmentos de películas con una carga emocional notable de un conocido o de un extraño.

El primer estudio mostró que las parejas de novios fueron capaces de observar con bastante precisión las emociones positivas de sus parejas. En el segundo se constató que parece ser que las personas tienden a sentirse más cerca de extraños que muestran emociones positivas. Como conclusión, los investigadores afirman que las personas podrían ser mucho más conscientes de las emociones positivas de los demás que no de las negativas. Asimismo, al encontrarse en situaciones en las que se pueden formar nuevas relaciones, los humanos sintonizan con lo positivo casi instintivamente.

SONRISA DUCHENNE

Además, los investigadores explican que las personas muestran las emociones positivas sobre todo a través de la denominada sonrisa Duchenne, es decir, la que es espontánea, genuina y atractiva, no la falsa. Esta sonrisa distinta implica el movimiento simultáneo de dos músculos faciales alrededor de los ojos y las mejillas, y se produce principalmente cuando la gente es sincera y feliz. Se ve como un signo fiable de la verdadera filiación y voluntad de cooperar con otra persona, y ayuda a fortalecer los lazos sociales.

SONREÍR, BUENO PARA LA SALUD

Sonreír no sólo es bueno para crear nuevas relaciones. Es un acto que podemos aplicar diariamente y que sólo aporta beneficios. Cuando sonreímos se activan una gran cantidad de músculos que están directamente relacionados con la liberación de endorfinas, que a su vez están conectadas con el placer, el bienestar personal y la mitigación del dolor.

Cualquier momento es bueno para hacerlo: cuando vamos a comprar, cuando nos quedamos absortos mirando situaciones curiosas, cuando observamos situaciones ajenas que nos hacen reír. Y hacerlo es siempre la mejor elección, porque es una de esas cosas que sólo aportan beneficios: actúa como analgésico, reduce el estrés, fortalece el sistema inmunitario, mejora el estado de ánimo y aumenta el nivel de felicidad.

Fuente | ScienceDaily

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

9 claves de estilo de vida para prevenir la demencia

9 claves de estilo de vida para prevenir la demencia

La demencia es uno de los mayores desafíos globales para la salud en el siglo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons