jueves , 23 noviembre 2017
El auge del sexting o contenido sexual en la red

El auge del sexting o contenido sexual en la red

Hace pocos días alguien me mostró, de manera sorpresiva, la pantalla de su móvil. Lo hizo con cara de “NO PUEDE SER VERDAD”. Miré el aparato. En él se reproducía el vídeo de una conocida. Aparecía desnuda y mirando fijamente a la pantalla. Probablemente pocos días antes había mandado el vídeo a su pareja (o no), quien decidió traicionar su confianza y distribuir tal contenido sexual a través de la red.

Es un ejemplo del denominado «sexting», es decir, el envío de fotografías y vídeos con contenido sexual a través del móvil, tomadas o grabadas a terceras personas o a uno mismo. Es una práctica cada día más frecuente, extendida y, lo que es peor, naturalizada, pero que puede acarrear graves consecuencias psicológicas y hasta físicas.

El sexting no está regulado jurídicamente en España, como ocurre en otros países. De momento se recurre a figuras de diferentes delitos, aunque los menores quedan imputables a la hora de sancionar este tipo de prácticas. Sea como sea, es un fenómeno tan extendido que ya es un tema de estudio para muchos especialistas de todo el mundo.

El crecimiento del mercado del móvil y el aumento de la compra de smartphones, que incluyen prestaciones multimedia, de fotografía y conectividad, han ayudado al auge de esta nueva moda.

FÁCIL ACCESO A LOS MÓVILES Y DESCONTROL

La realidad evidente es que hoy día una mayoría de preadolescentes pueden acceder con un teléfono móvil a cualquier red social, sin pensar en los peligros que puede ocasionar este uso sin control. Y datos preocupantes avalan todo esto: el 85% de los menores navega por Internet sin la supervisión o compañía de un mayor, lo que aumenta algunos riesgos.

Pero, ¿cuáles son los principales riesgos del sexting? Pueden definirse tres tipos de peligros: psicológicos, físicos y legales. En términos legales, un/a menor que se fotografía en actitudes sexuales puede sugerir una precocidad sexual a ciertas personas receptoras y provocar el deseo de un encuentro. Esto implica un posible abuso o corrupción del/a menor, o un potencial chantaje de tipo sexual (sextorsión). El peligro se multiplica si junto a las imágenes se publican datos personales. Asimismo, ciertas imágenes producidas o trasmitidas por menores podrían ser consideradas pornografía infantil y, por lo tanto, derivar en consecuencias penales.

En términos psicológicos, una persona cuya imagen se distribuye sin control puede verse humillada públicamente y acosada (ciberbullying), y sufrir graves trastornos a causa de ello. Se ha documentado un caso de suicidio originado en el sexting, así como muchos casos de ansiedad, depresión, pérdida de autoestima, trauma, humillación, aislamiento social, etc. Según un estudio publicado en la revista Pediatrics y llevado a cabo entre menores estadounidenses, el 21% de los que había practicado sexting activo y el 25% de los que lo recibieron (sexting pasivo) habían acabado sintiéndose muy molestos, avergonzados o atemorizados.

NOTORIEDAD Y PRESIÓN DE GRUPO

Una interesante web, www.sexting.es, ofrece información exhaustiva sobre el sexting y aporta datos epidemiológicos (un estudio llevado a cabo en más de 1000 personas en América Latina), consejos educativos, noticias, peligros, casos legales, etc. También aporta, de forma interesante, posibles motivos psicológicos que explicarían en parte el auge de esta práctica entre los adolescentes:

  • Creen que una imagen en un terminal móvil está segura y no son capaces de proyectar las variadas formas en que ésta puede salir del dispositivo.
  • Confían plenamente en la discreción de los demás, y desconocen las consecuencias reales de que una imagen pueda distribuirse sin límite. Existe, asimismo, una natural falta de percepción del riesgo que acompaña a la adolescencia.
  • Sienten cierta presión de grupo que les lleva a ganar notoriedad y aceptación.
  • Contexto cultural en el que hoy día crecen muchos adolescentes: marcado culto al cuerpo y a las celebridades y competitividad.

La organización ConnectSafely ha determinado en un estudio que las principales razones para producir y/o trasmitir sexting son las siguientes: noviazgo, coqueteo, lucimiento, impulsividad, presión de los amigos, venganza, intimidación y chantaje.

JÓVENES CIBEREXPERTOS

Existe una elevada preocupación de muchos padres y madres ante el descontrol del contenido en Internet al que pueden acceder los hijos. Por ello, se ha creado la campaña Ciberexpert@ por parte de la Policía Nacional y en colaboración con Ciber Voluntarios, entidad sin ánimo de lucro que apoya a aquellos colectivos que puedan quedar excluidos de la Sociedad de la Información.

A través de la creación de una web informativa, charlas en los colegios y una campaña de sensibilización y difusión, el objetivo es que centros educativos, progenitores y menores puedan conocer herramientas, aplicaciones y otros recursos tecnológicos que les ayuden a propiciar una navegación más segura.

 

Sobre Núria Llavina

Experta en divulgación médica y científica, Núria es periodista por la Universitat Autònoma de Barcelona y posgrado en procesos editoriales por la Universitat Oberta de Catalunya.

Más artículos

Conoce las lesiones deportivas más frecuentes y cómo prevenirlas

Conoce las lesiones deportivas más frecuentes y cómo prevenirlas

Hay centenares de lesiones deportivas diferentes, pero hay ciertas partes del cuerpo que son más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons